martes, octubre 05, 2010

El secreto de sus ojos.

Son pocas veces que recuerdo el haber salido del cine con la sensación de estar casi abducido por la película de turno, una suerte de secuestro voluntario al que uno se somete cuando en verdad se llega a identificar con el filme, uno quiere seguir preso de sus situaciones, sus personajes, su atmósfera. Sales de la sala y todo a tu alrededor parece tan frio, tan simple, tan corriente y tan rutinario que te dan ganas de prenderle fuego a todo lo que se te cruce. Me pasó con Unforgiven (1992) de C. Eastwood, con Leaving Las Vegas (1995) , de M. Figgis, nuevamente con Eastwood y su Gran Torino (2008), de las que recuerdo claramente en este instante.

Viene a cuento todo esto porque este fin de semana pasado fui a ver El Secreto de sus ojos de J.J. Campanella, basada en la novela La pregunta de sus ojos de Eduardo Sacheri. Les soy sincero, no esperaba mucho, ya sea por ignorancia o por falta de inquietud en buscar material argentino, no sentía la expectativa de la mayoría por este filme. Mi conocimiento de este se reducía a las películas de Olmedo y Porcel (con sus calatas of course) y una que otra de Luis Sandrini, que casi sin querer terminaba mirando por culpa de mi viejo, en fin.

La película es todo un homenaje a lo mejor del cine negro. Está el asesino, la víctima ( si es mujer y hermosa mucho mejor), el policía, los corruptos funcionarios y como no, la femme fatale de siempre. Benjamín Espósito ( Darín), es un agente federal porteño, que comparte oficina con el entrañable Sandoval (irreconocible G. Francella) y tiene como jefa a la hermosa e inteligente Irene Menéndez –Hastings ( Soledad Villamil) de acomodada procedencia. La acción inicial se sitúa en 1999, cuando un ya jubilado Espósito, acude, después de 25 años, a visitar a su ex – jefa y gran amor de su vida. Aunque nunca pasó nada entre ellos, ambos sienten lo mismo el uno por el otro, pero nunca lo admitieron y menos tuvieron el valor de darse la oportunidad. Dicen que los grandes amores son los que nunca se concretan, y parece ser el caso de ellos. El ex agente federal pretende escribir una novela sobre un caso que los marco de por vida, un caso real en el que ambos dejaron un pedazo de sus almas y Sandoval, su vida. Espósito pretende recopilar información sobre el caso por que tiene la intención de escribir una novela sobre ello, la que en realidad es un homenaje a la mujer que amó y aun sigue amando, aun después de 25 años. Parte de este trabajo de recopilación consiste en sucesivas vueltas al pasado, desde el truculento descubrimiento inicial del cadáver de la víctima, hasta todos los vericuetos que tuvieron que recorrer para desentrañar el crimen. Especialmente hermosa la escena en que un alcoholizado Sandoval (G. Francella), a propósito del desciframiento de las pistas que los conduciría al asesino, con sabiduría futbolera de por medio ( argentinos tenían que ser), le larga un discurso que es toda una bofetada en la cara para el inseguro policía. Sandoval es un alcohólico sin remedio, y ante la pregunta de Espósito, en esos instantes, su mejor amigo, de por qué se “destruye” de esa manera en referencia a sus constantes borracheras, este le responde: El tipo puede cambiar de todo, de cara, de casa, de novia, de familia, de religión, de dios, pero hay una cosa que no puede cambiar: de pasión, mírame a mí…. soy un tipo joven, tengo un buen laboro, una mina que me quiere, y como decís vos, me sigo cargando mi vida viniendo a tugurios como éste. Más de una vez me dijiste… ¿Por qué estás ahí, Pablo, que hacés ahí?. ¿Y sabes por qué estoy ahí, Benjamín? Porque me apasiona, me gusta venir acá, ponerme de pedo, cagarme a trompadas si alguien me hincha las pelotas, me gusta… y vos lo mismo, Benjamín, no hay manera de que saques de la cabeza a Irene (…) se ha comprometido, pero vos seguís esperando el milagro, Benjamín, por qué? ” En ese momento, como espectador, no pude evitar sentir un escalofrío de empatía ante la gran escena que se desplegaba ante mis ojos, porque esas frases encerraban una gran verdad que solo los que hayan sentido verdadera pasión por algo, entenderían. Pasión por algo alcanzable o inalcanzable, bueno o malo, edificante o destructivo, pero pasión al fin y al cabo. Y eso es otro punto fuerte de la película, el mostrarnos la pasión leal por alguien, sin que el tiempo ni la aparición de otras pasiones menores hayan logrado mellarla. Toda una oda a la vieja escuela de los sentimientos, todo un pedo a la posmodernidad descarada de esta parte del siglo.

El filme está plagado de frases y escenas memorables, como tiene que ser en todo filme noir, pero la que describo líneas arriba es la que para mi gusto se lleva las palmas. Todo el secreto de la película se encierra ahí, todo lo que motiva al protagonista a hacer lo que hace, lo dice Sandoval en su memorable discurso etílico.

No quiero fregarles el final, así que solo les digo vayan a verla, antes que la saquen de cartelera, no se arrepentirán. Aun si son reacios a visionar cine independiente y de esta parte del continente, no se aburrirán, por que la belleza de Soledad Villamil será suficiente para mantener su atención.

7 comentarios:

Chica Fantasma dijo...

excelente película...
las líneas que citas es el mejor discurso de todo el film, sin embargo, para mí la mejor escena es la reconstrucción de los hechos que tiene en su mente el personaje de Darín, al darse cuenta la noticia de su amigo.
No digo más!...

Damian dijo...

de verdad tu referencia de cine argentino son las de Porcel ( q veia de niño con mi tio).
Tienes q ver "el Hijo de la novia " tambien con Darin y del mismo director, q tbn fue nominada al oscar, pero no solo esa. Nueve reinas, El aura, Bombom el perro, Historias Minimas, q son de las más conocidas películas argentinas en estos años, hay más.
El secreto de los ojos, juega mucho al efectismo, es muy buena eso si.
Pero hecha para ser oscarizable, creo que de ese director, El hijo de la novia, es mucho más valiosa

Pero tambien me gusto mucho la peli, no vayas a pensar q no, el travelling en el estadio, recien he visto como lo hicieron, todo es efectos.
mucha pantalla verde, y no se nota!!
¡Francella esta excelente!

Man in the Box dijo...

Damian, es que yo tengo un "pequeño" problema con el cine argentino, jaja, es prejuicio mas que todo lo admito, por que ya de por si me caen mal los ches en general, me parecen los más arrogantes y petulantes del continente, y en sus peliculas suelen mostrarse igual A parte delas de Porcel, recuerdo una que si me gusto, MArtin ( Hache)..con Luppi, Poncela y Juan diego botto, Aunque era español-argentina..igual me impacto. Efectista?..uhmm no lo creo..mas que eso creo q es un film de género, que respeta ciertas "convenciones" del noir, y me parece bien, no lo veo como un defecto. También admito que mis gustos van más por el cine hollywood y las pelis infra serie B de superacción - artes marciales-soft porn..jaja., pero eso si, adoro el cine clásico, 60 y 50, 40, y 30..de lo mejor q se ha hecho. Algun día escribiré algo al respecto.

brenda dijo...

Es verdad, una pela que te envuelve. La vi hace 6 meses atrás, obvio en pirata. Me la hicieorn ver, en fin la cuestión es que tampoco esperaba mucho aunque la curiosidad del Oscar hizo que le prestara atención además que de por sí se gana tua tención. Me gustó porque es "sencilla", tantos casos y justo le dan en el clásico homicidio pero el cómo cuentan la historia, los juegos de imágenes, no es una pela de ficción es una con historia, eso es lo mejor; de fondo el amor, point para toda película de muerte y esos relacionados....Buena simplemente véanla.

LADYBLACK3282 dijo...

LA VERDAD ES RARO QUE VEA TU BLOG... NO POR QUE CREA QE NO ES INTERESANTE SINO POR FLOJERA...PERO BUENO HOY LO HICE Y ME ENCANTARON TUS PALBABRAS QUEDA DE MAS DE DECIR.. QUE NO SOLO FUE GRATO VER UNA EXCELENTE PELICULA,, Y MAS EN TU GRATA COMPAÑIA.. GRACIAS POR ESTAR AHI EN LA MAGICA OBSCURIDAD DE LA NOCHE QUE PERTMITIERON DISIMULAR LAS INTENCIONES ABSURDAS DE MI ALMA Y LAS CUITAS DE MI SER.. GRACIAS POR ESTAR AHI ... Y LA PELICULA EXCELENTE TU Y YO SABEMOS LAS PASIONES JAMAS SE OLVIDAN.. AUNQE DEBERIAMOS

marga dijo...

Cuántos cambios aquí por tu blog!

Mmmmm, me gusta el cambio...

No he visto esta peli, de hecho veo muy pocas pelis últimamente porque no soy capaz de concentrarme y me distraigo y no me entero de nada, en fin, fases por las que se pasan :P
Pero tomo nota de ella!

Ivonnette dijo...

si la tienes me la pasas!