lunes, setiembre 27, 2010

Sheep (Ovejas) - Pink Floyd.

Simplemente hermoso, como siempre Pink Floyd dándote justo lo que necesitas.

El Señor es mi pastor.
Nada desearé.
Me hace tumbar
en verdes pastos

y me conduce hacia aguas tranquilas.

Con brillantes cuchillos
libera mi alma
y me cuelga de ganchos en lugares altos.

Me convierte en chuletas de cordero.
Sí, tiene grandes poderes y mucha hambre.

Pero llegará el día en que los humildes
a base de silenciosa reflexión y mucha dedicación,
maestros en el arte del karate,
sí, nos levantaremos
y le haremos papilla.



1 comentario:

marga dijo...

Me ha gustó la letra, buena...